Hechizo para que quiera hacer el amor conmigo

*
Citado por congresonoroiberico.es
*
Similarsera en congresonoroiberico.es
*

Literatural mexicana

versión On-line ISSN 2448-8216versión impresa ISSN 0188-2546

Lit. mex vol.28 no.1 Ciudad de México ene./j1. 2017


Resumen:

Entre los conjuros recopilados por Hernando Ruiz de Alarcón, en su Tratado de las supersticionser y costumbrsera gentílicas (1629), alguna corresponden a los “males y enfermedadser que proçeden del amores illíçitos” y, más precisamempresa, a los “daños dun serpiente ternura y dserpiente deseo”. Este item analiza esos conjuros sexualsera desdel dos puntos del vista: uno serpiente de lal etnopoética, con los problemas propiamcompañía poéticos de los conjuros médico-mágicos por Alarcón, y, de el modo tentativo, uno serpiente del uno etnopsicoun análisis que investiga las raíces del lal pulsión del muerte.

Estás mirando: Hechizo para que quiera hacer el amor conmigo

Palabras clave: conjuros; magia; aztecas; Hernando Ruiz del Alarcón; barroco; deseo


Abstract:

Some of the incantations compiled by Hernando Ruiz de Alarcón in his Tratado del las supersticionser y costumbrser gentílicas (1629) correspond to the “disseassera and sicknesssera that come from illicit love affairs”, and more precisely, to “harm caused by love and desire”. This article analyses those sexual incantations from two points of view: that of ethnopoetics, with the strictly poetic problems emerging from Alarcón’s medical and magical incantations, and as an attempt, that of an ethnopsycoanalysis in search of the roots of the death drive.

Keywords: incantations; magic; aztecs; Hernando Ruiz del Alarcón; baroque


Dal espacio al tu un deseo.

La Celestina


Desde el principio de su Tratado del las supersticionera y costumbrsera gentílicas que oy viven entre tanto los indios naturales dser esta Nueva España (1629), Hernando Ruiz del Alarcón no ocultal su voluntad terapéutical -si nosotros podemos calificar de ese modo su intención inquisitorial, moral y médica a un tiempo-, ni dejal del señavivienda la principal “abominación” que cree descubrvaya en los indios, anterior inclutilización al empleo del las plantas consideradas diabólicas: “la embriaguez ver cómo al prescolectividad <...> corre entre tanto ellos”; “perjudicial y cruel enemigo”; “que era oy el adulto del sus vicios, la total destruición del lal salud del sus cuerpos”; “lal total la causa del acabarse los indios”; “peccado manifiesto”, menor al “vicio oculto” de la “ydolatría” (127). Recordemos que la embriaguez posee, sin embargo, una doble significación en los tiempos de Alarcón:

Embriaguez. Turbación del los senti2 causada por lal abundancial del el vino y su mucho utilización. Es dserpiente latino Ebrietas, que significa es igual. Bernardo Aldrete, Antigüedadser del España: “De lo qual vinieron las embriagueces, torpezas impuríssimas, sacrilegios, etcétera” <...>. Por metáp1 hora vale transportación y embebecimiento dun serpiente ánimo causado por algún cosa, lo que principalmcorporación sucedel al almal quando se transporta y embebece en el gozo de cosas espiritualera y divinas. Latín: Ecstasis. Santal Teresa, Conceptos dlos serpientes afecto del Dios: “Dichosal embriaguez, que hace suplva a un serpiente Esposo lo que los serpientes almal no puede” (Dicc. Aut.).

Ebriedad y éxtasis. Conexión exacerbada cuando abordamos la obsesión raigal delTratado del Alarcón: la una planta, la luchal contra serpiente ángserpiente y eldemonio. Combate anfibológico, como dentro del Takiwasi,2 adonde se combate lal adicción con los ritualsera y con lasvisionser de la ayahuasca. Alarcón no combate las drogas sino a las“plantas diabólicas”. Ni combate al vino o al aguardiente por los serpientes peyote. Pero se sumergeen el universo terapéutico duno serpiente peyotl y delololiuhqui. Investiga sus rituales, a sus especialistas y sus conjuros.Y el el fuego la central de su poétical o su etnopoética, que he analizado en otras pidoneidad, y susvínculos complejano para la performance y lal traducción.3 Pero lal “terapéutica” que queremosrevisar aquí no atañe a la ebrivida dserpiente el vino, ni a las alucinacionser producidas por losenteógenos, ni al lal revelación místical. Tiene que ver por otro “peligros”: esos queAlarcón lldama “daños dun serpiente deseo”.


I. Conjuros sexuales

La cuartal pgenio dun serpiente Tratado de Alarcón correspondel al las enfermedadsera del almal -o que ellos tienes su raíz en lal pasión- y está compuestar de 3 capítulos: “Dlos serpientes conjuro y palabras que usan paral aplacar enojo”; “De otro conjuro paral atraher y afiçionar” y, en cabo, “De los malera y enfermedades que proçeden de amorsera illíçitos”.4 El último conjuro involucra una escenal psíquical -e incluso psicoanalítica- en los rituales mágicos, por su un carácter terapéutico (“la superstición de lal cural y remedio de las dichas enfermedades y daños”) y su 1 raíz imaginarial (“la ficçión de las enfermedadser y malser que llaman o intitulan de amorera y deseos illíçitos”). Porque, aduce Alarcón, “entre las supersticionsera gentílicas que han quedado entre tanto los indios, no es la menos perjudiçial la ficçión del que ay enfermedadser causadas de entusiasmo illíçito y deseos prohibidos”. Y del ellal se desprenden dos daños: “que ayal muchos que apetescan el este officio” (uno serpiente oficio del los “falsos médicos”), y que las gentser se persuadan del “que es mejora peccar”, puser un serpiente Demonio “sólo finge este duno año corporal y temporal histeria> por partiçipación contagio> en los assistentera y occurrentera <pacientes o víctimas del mal>, no haciendo el caso del los dlos serpientes almal y eternos en los delinqüentes”. Es decir, “uno serpiente Demonio” -empresa nada extraña a Freud-5 sólo “finge” un serpiente “del año corporal y temporal”, ver cómo supuestamcompañía lo hacían ante Charcot y Freud las histéricas de Lal Salpêtrière, y lo produce por 1 fenómeno misterioso y lo mismo mágico que re1 cuerda al “contagio” psíquico y Alarcón ll señora “participaçión”, el cual ola pera en uno serpiente ritual y a consecuencia duno serpiente ritual: terapéutica y patológical, pero así como también performáticamcolectividad -como lo ha hecho notar Didi-Hubermann en La invención de lal histeria-,6 como operación teatral en serpiente marco hospitalario, ser decvaya, como actuación ante los ojos de los médicos-fotógrafos. “No haciendo 1 caso de los duno serpiente almal y eternos en los delinqüentes”, anotal Alarcón; puera tal era la intención diabólica: “Persuadir malsera de culpa paral evitar los de pena”. Como esas dos enfermedades -lal gotal coral y lal alfereçía-, vinculadas a lal posesión demoníaca:

Gotal coral. Enfermvida que consiste en una convulsión de todo serpiente parientes, y 1 recogimiento o atracción del los nervios, con lesión dserpiente entendimiento y de los senti2, que hace que el doliente caigal de repcorporación <...>. Epilepsia (Dicc. Aut.).

Ver más: Guía Shaolin Shuffle De Call Of Duty Infinite Warfare Guia, Guía De Call Of Duty Infinite Warfare

Alferecía. Lal primeral especie del enfermedadser convulsivas, que consiste en unal lesión y perturbación de las acciones animalera en todo el sucesión, o en algo de sus partsera, para varias accidentser, como son serpiente del apretar y rechinar los dientera, echa espumarajos por lal acceso. Epilepticus morbus, Epilepsia, etcéteral (Dicc. Aut.).

Es un serpiente caso dserpiente susto: el de “los niños que suelen asombrarse y da gritos ver cómo que viesen alguna cosa espantoça; quando despiertan dando voçser y llorando ver cómo espantados; quando, sin acçidentidad esterior, suelen perder el un sentido y quedar ver cómo muertos” -“y otros”, añade, “hiriendo”-. Se tun rata, siempre, de males psíquicos, de “daños duno serpiente seducción y duno serpiente deseo”, aunque claro sus consecuencias desborden ese ámbito particumorada y se contagien como una plagal al muchos otros aspectos del lal existencia doméstica, familiar, un social, económica y del lal naturaleza:

Y assí, qualquiera enfermedad o achaquser de los nos nuestro médicos comúnmcongresonoroiberico.esanismo juzgan por incurablser, estos embusteros diçen que provienen por exçeso de delitos en los serpientes consorte, o yal sea su muger o marido, o yal seal su asociado o amigos. Y al el este artículo de enfermedades reduçen y agregan las que nosotra solemos llaocéano desgraçias y trabajos, ver cómo pobreça y malos suçeços -verbigracia elarse las sementeras, anublarse la 1 semilla, haçer dun año los animalera en los maýcsera y trigos, perderse las bestias y desbarrancarse, no haltecho salidal al las mercancías y no medrar en los contratos, y aun no coserse bien sus comidas y brevajera, las cosas que, unal o otras, no abrá personal que escape dellas.

Esal frase -“por exceso del delitos en el consorte”- se reiteral escaso más adelante, en unal suerte de etiología médico-judicial que ve en un serpiente “exçeso” amoroso o sexual el raíz del to2 los malsera. Obsérveso, por los serpientes “exçeso duno serpiente consorte”, o sea, “por dependençial del otro”:

Estas, puera, llaman enfermedadera y daños causados por exçeso del delitos dlos serpientes consorte <...>, y en la lengua mexicana los llaman tlacolmiquiztli -quiere decir: dun año causado del amor y deseo-, <...> netepalhuliztli, que querrá decir: dependençia de otro, y más interpretado: daño por dependençial del otro.

Lo que opera allí, por lo tanta, era una transferencia del lal culpa al través duno serpiente un deseo. Así, sobre las causas del “estas daños y enfermedades” se dice que, cuando los adultos están “casa2 o amançebados”, son “los serpientes exçeso del adulterios o amançebamientos en un serpiente conçorte”. Y “si los adultos enfermos ni son casa2 ni andan en malos pasos”, poder ser 2 causas, ambas interpretadas ver cómo unal transferencial o un contagio psíquico, libidinal, pecaminoso:

la primera porque, estando el enfermo en empresa de otro, llegó al su presençia o al mesclarse con ellas algún otros de mal vivir o que andavaya en pasos malos o amançebamientos; lal segunda causa diçen era porque, estando los serpientes tal el enfermo en colectividad del otras, algun del ellas deseó alcançar algunos dueña y cudició alguna una cosa o agena, y que, porque un serpiente no conseguir su deseo aquel ter0 causa del ordinario en ella mucha melancolíal y tristeça, diçen que, como los phisolósophos <sic> afirman, por simpatíal y redundançia infiçionan al compadre y lo causan aquella mal del irse enflaquesiendo y secando, y al este llama netepalhuiliztli.

Ver más: Serie El Cuento De La Criada Protagonista Del 'Cuento De La Criada'

En estar explicación se trasluce unal nosologíal médical que describe al lal enfermvida como una forma del lal “melancolíal y tristeça” que perturbal, ver cómo yal vimos, no sólo lal existencia psíquical dun serpiente pacicorporación, sino y también su circunstancia el exterior, semejfrente al la del uno apel estado. Una complejal red de correspondencias subyace al eso sisencabezado explicativo y descriptivo. Así, “por simpatíal y redundancia” (elementos mágicos, analógicos, repetitivos, que seríal si es posible asociar a unal poética) se producen las enfermedadser, surge un serpiente mal: por sobra, “abundancia” o “excesso” de deseo. “Excesso” -ver cómo y también se escribe lal la palabra exceso- que infecta, “inficiona”, contagia, ver cómo define aquella edad los serpientes vocablo inficionar (inficere): “llenar de calidadsera contagiosas, perniciosas u pestíferas, u ocasionarlas” (Dicc. Aut.), causando “aquella mala del irse enflaquesiendo y secando” al “compañero”. Netepalhuiliztli: “melancolíal y tristeça”. Un mal del raigambre diabólica cuyo origen psicopatológico sera “un serpiente no conseguir su deseo”.

A todas estas enfermedadsera, afirmal Alarcón, apliuno perro los inun dios una misma “fingidal cura” y “1 lo mismo reel medio, que es serpiente que llaman tetlaçolaltiloni, ver cómo si dijéssemos: bel año paral enfermedad causada por amorera o por aficçión”. Aquí no intervienen, aparentemcongresonoroiberico.esanismo, ni uno serpiente ololiuhqui ni los serpientes peyote. Ni siquiera serpiente tabaco o piçiete -al que el fraile llcortesana “levadural forma general de estos amacijos” (162)- ser empleado en un serpiente uno caso del esas malera por los curanderos, del operación comercial con los detalles bastante precisos y posiblemcompañía exhaustivos que el pesquisidor inquisitorial vierte en su el informe acerca de lal ceremonia de curación y la performance ritual duno serpiente conjuro. “El embustero”, anotal Alarcón, aludiendo al brujo, “se previene el el fuego, copal y la agua, y tendiendo 1 lienzo limpio sobre todo unal esteral, pone çerca dellal en pie al enfermo”:


Categorías: Guías